5 tipos de fraudes inmobiliarios más comunes y cómo evitarlos

Adquirir un inmueble representa uno de los momentos más importantes en la vida de las personas. Comprar una casa, un terreno campestre, un local comercial o casa de descanso, son movimientos importantísimos que, desgraciadamente, nos hacen vulnerables a los actos de personas deshonestas, que han hecho de la práctica del fraude inmobiliario, un lucrativo modo de vida.

Aprovechando la disposición de los compradores y la presencia de recursos, personas sin escrúpulos hacen uso de técnicas cada vez más intrincadas para defraudar a personas, con la promesa de una gran oportunidad de compra.

Hay un elemento muy importante y efectivo, que nos puede proteger de la eventualidad de un fraude: El sentido común. Y es que la sabiduría popular suele ser muy clara al respecto, si algo suena demasiado bueno como para ser verdad, es que probablemente es falso. También cuando te piden cerrar el trato con demasiada urgencia, sin revisar todos los detalles, es una mala señal.

A continuación, te mostramos los 5 tipos de fraudes inmobiliarios más comunes en el mercado mexicano.

Anuncios falsos

La modalidad de fraude a través de anuncios falsos tiene una larga historia en nuestro país, sin embargo, el auge del Internet ha provocado un repunte alarmante.

En este tipo de estafa, el defraudador hace uso de los mercados inmobiliarios online, copiando un anuncio real de una propiedad y publicándolo en otro sitio, fingiendo ser el agente o dueño del inmueble. A menudo, estos estafadores piden algún tipo de pago por adelantado, como separación del inmueble o alegando la posibilidad de agilizar la aprobación de un crédito a través de una instancia como Infonavit, IMSS o FOVI. Es posible que pidan al interesado depositar o transferir dinero mientras el contrato termina de redactarse.

¿Cómo evitamos caer en un fraude por anuncios falsos?

  • Nunca te comprometas a depositar o transferir dinero a alguien que no hayas conocido en persona. Nunca entregues dinero sin firmar contrato.
  • Siempre intenta verificar la identidad de la persona con la que estás tratando y confirma que se trate realmente de un agente inmobiliario.
  • Busca propiedades en agencias inmobiliarias confiables o páginas web de confianza. Investiga y pide reseñas en foros y personas allegadas a ti.
  • Visita el Inmueble, observa y analiza que todo coincida.
  • Asesorarte con un abogado experto en inmuebles o algún notario, para que revisen la propiedad desde el punto de vista legal.
Estafas desde el extranjero

En este timo, el supuesto arrendatario o propietario dice estar fuera del país y, por tanto, explica no estar disponible para enseñar el inmueble antes de que se firme el contrato. A menudo prometen enviar las llaves por correo en cuanto se haya efectuado un depósito por adelantado.

Cómo evitarlo:

  • Insiste siempre en inspeccionar la propiedad por ti mismo.
  • Solicita que la persona que está en el extranjero envíe un poder para cerrar la operación. El hecho de estar lejos no necesariamente es una limitante, se puede hacer un poder en el extranjero y enviar por paquetería.
  • Nunca entregues dinero sin firmar contrato.
Fraudes por Internet

Esta modalidad funciona de la siguiente manera: Alguien contacta contigo desde el extranjero y te pregunta sobre una propiedad que has anunciado. En el proceso, te piden tus datos personales y bancarios, que después utilizarán para robar tu identidad y dejar tu cuenta en ceros.

Cómo evitarlo:

  • Nunca proporciones tus datos bancarios o información personal a una fuente desconocida en internet.
  • Nunca des el código de verificación de tu tarjeta de crédito.
Prestamistas estafadores

Lo complicado de la situación económica y el abuso de algunas personas en nuestro país, han permitido un alza en el abuso por parte de prestamistas deshonestos, que pueden presentarse tanto como agiotistas independientes, como en forma de sociedades crediticias.

Las personas de edad avanzada, con bajos ingresos o sin experiencia en compras son los principales objetivos de este tipo de estafa. En estas prácticas, los supuestos prestamistas se aprovechan de los más vulnerables, tentándolos a firmar hipotecas con elevadas tasas y altos intereses. Las víctimas de este engaño terminan perdiendo su propiedad.

Cómo evitarlo:

  • Averigua todo lo que puedas sobre el prestamista y no dejes que te hagan firmar un acuerdo dudoso, o que no coincida con lo pactado verbalmente.
  • Fija un presupuesto y no lo excedas. Que nadie te haga creer que pueden hacerte un préstamo que más tarde no vas a poder devolver.
  • Informa a las autoridades sobre cualquier sospechoso de este tipo de prácticas.
Robo de Identidad

Este tipo de fraude puede ser extremadamente devastador. Se trata de un robo de identidad por el cual, el estafador finge ser el propietario del inmueble y presenta documentos falsos para transferir la propiedad “a su nombre”. De esta manera, vende la propiedad o formaliza una hipoteca para la vivienda.

Cómo evitarlo:

  • Nunca proporciones tus datos personales a una fuente desconocida.
  • No entregues dinero sin que un profesional experto haya revisado el caso.
  • No entregues dinero sin firmar contrato.
  • Visita el Inmueble, observa y analiza que todo coincida.
  • Asesorarte con un abogado experto en inmuebles o algún notario, para que revisen la propiedad desde el punto de vista legal.
  • Cerciórate, junto con tu abogado, de la identidad de las personas, revisa todos los documentos a detalle.

En conclusión, le recomendamos no exponer su patrimonio, antes de hacer una operación inmobiliaria, consulte con un experto que le oriente sobre los pormenores legales de dicha operación. Su tranquilidad lo vale.

 

Deja un comentario