6 tips para escoger un crédito hipotecario

A todos los que deseamos crear un patrimonio personal o familiar, se nos presenta la necesidad de escoger un crédito hipotecario. El pago de contado, si bien es considerado un escenario ideal, es por lo general, una alternativa fuera del rango de acceso de gran parte de la población, por lo que la demanda de créditos hipotecarios es amplia.

Antes de que elijas cualquier crédito, recuerda que es una inversión que pagarás durante un plazo que puede ir de 5 a 30 años de tu vida, y que tendrás que ser puntual en dichos pagos. Por eso, no debes elegir el tipo de crédito a la ligera.

¿Aún no logras decidirte por un crédito hipotecario? A continuación, compartiremos contigo los 6 tips que te ayudarán a elegir la mejor opción para ti.

Ahorra

Ahorrar entre el 10% y 20% del valor de la propiedad te ayuda a generar confianza en la institución financiera en la que solicitaste tu crédito, a mantener mensualidades más accesibles y tasas de interés más bajas.

Asesórate

Existen alrededor de 150 opciones de financiamiento hipotecario en México. Los diversos créditos hipotecarios te ofrecen diversas opciones de pago. Entre esas opciones se encuentran los créditos del Infonavit (que recientemente ha aumentado los montos de sus créditos hasta mas de $1,600,000 pesos), Fovissste, bancos comerciales, Sociedades Financieras de Objeto Múltiples, Sociedades Financieras Populares, y Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo.

En cada uno de estos créditos, las instituciones te informan a través de un asesor sobre las condiciones de los pagos, los plazos y demás cuestiones a considerar. También existen los brokers de créditos que se dedican a analizar la mejor opción para ti. Ellos no cobran a quien obtiene el crédito, por lo que suelen ser una buena alternativa para quienes no cuentan con mucho tiempo disponible.

Compara y elige

No es recomendable que te quedes con la primera opción de crédito que encuentres. Compara los diversos tipos de créditos, las tasas de interés y los seguros (de desempleo y de vida) que te ofrecen. También considera el tiempo de respuesta para la autorización del crédito, ya que existe la posibilidad de que no seas apto para todas las instituciones financieras.

Considera otros gastos

Recuerda costos asociados al crédito que solicitaste, como el CAT (Costo Anual Total), y la tasa de interés. El CAT es un cálculo que contempla los gastos derivados de un financiamiento de este tipo: comisión, seguro, cargos adicionales, etc. Por otro lado, la tasa de interés puede ser fija o variable. Es necesario que escojas la mejor tasa de interés. Una tasa fija te asegura (sin importar el plazo) que los intereses que pagues durante el plazo del crédito serán siempre los mismos. Tu historial crediticio juega un papel importante en la asignación de tasas. Cuanto mejor sea tu historial, tendrás acceso a mejores condiciones de crédito.

Forma de pago

Recomendamos el financiamiento en pesos, ya que de esta forma siempre sabrás con precisión cuál es el monto de tu deuda.

Considera que, tal como una renta, el monto de tu hipoteca jamás deberá rebasar el 30% de tus ingresos mensuales. Una vez elegidos estos elementos es hora de firmar el crédito que más convenga a tus intereses.

Después de firmar

Te recomendamos leer detenidamente tu contrato y verificar que cumpla con lo que te han ofrecido. En caso contrario, asesórate con un especialista y de ser necesario, toma las acciones necesarias.

Recuerda: Un pago puntual de la hipoteca te evitará contraer intereses moratorios y tener malos registros en un historial crediticio. Revisa si tu contrato te permite hacer pagos adelantados para abonar al capital, y en caso de que así sea, te recomendamos adelantar pagos a capital cuando te sea posible, aprovechando ingresos extra, como bonos y aguinaldos. De esta forma, podrás reducir el tiempo en el cual podrás liquidar tu deuda y, por lo tanto, pagarás menos intereses.

Deja un comentario