¿Cuál es la relación entre el agente inmobiliario y la Notaría?

Para quienes están poco familiarizados con el aspecto legal de los bienes raíces, o que apenas harán su primera operación inmobiliaria al estar por adquirir su primer hogar, pueden tener ciertas dudas acerca del papel que juegan los agentes inmobiliarios y su relación con la institución de fé pública por excelencia: La notaría pública.

El agente inmobiliario es un profesional de la venta de bienes raíces, quien puede estar afiliado a una agencia o actuar como independiente. Sus funciones no se limitan a la labor de ventas; un agente inmobiliario que se considere un profesional en su oficio, debe ser capaz de proveer a sus clientes de información referente al marco legal que regula las operaciones inmobiliarias.

Cerciórate de su experiencia y capacidad, así como de la solvencia económica de la agencia que representa y, sobre todo, cuando se trata de un agente independiente. Por eso, corrobora que sea una persona con experiencia en el tipo de propiedad que vas vender, que esté debidamente establecido, que te proporcione referencias, tanto de la agencia que en su caso represente, como personales.

Una vez que las partes acuerden la compraventa deben acudir a un notario público para formalizar la operación, quien como depositario de la fé pública, tiene como función principal finiquitar el proceso de manera legal, garantizando el equilibro y la satisfacción de las partes implicadas en la operación.

El notario público desempeña un papel importante en los trámites de la venta de una propiedad, porque es el encargado de dar certeza jurídica tanto a la parte vendedora como a la compradora según lo siguiente:

  • a) Revisa la validez de los documentos presentados por la parte vendedora, y de acuerdo con los mismos, valida que la operación se pueda llevar a cabo.
  • b) Obtiene del Registro Público de la Propiedad el certificado de libertad de gravámenes correspondiente, con lo cual verifica el estatus actual del inmueble (propietario, si existe algún gravamen o limitación de dominio, etc.), y además revisa que en Catastro no haya ninguna irregularidad, que el propietario esté al corriente en el pago de sus contribuciones y del servicio de agua.
  • c) Se cerciora de la identidad y capacidad de las personas involucradas, y en su caso, del régimen matrimonial o de los poderes que se pretendan utilizar.
  • d) Se lleva a cabo en su presencia el cierre de la operación, es decir, la firma de escrituras contra el pago.
  • e) Calcula, retiene y paga los impuestos locales y federales que cause la compraventa.
  • d) Inscribe las nuevas escrituras en el Registro Público de la Propiedad para que aparezca el comprador como nuevo propietario.

Por lo anterior, podemos concluir que entre un agente inmobiliario existe una relación de complementariedad, pues mientras que el primero se enfoca al proceso de venta, también debe ser capaz de contar con la capacidad de ofrecer asesoría básica en el aspecto legal de la compraventa de una propiedad, canalizando a las partes involucradas al notario público, quien a su vez, se encargará de formalizar la operación.

Deja un comentario