6 tips para crear una startup en México

Hablar de startups está de moda. Es prácticamente imposible no encontrarse con grupos de jóvenes estudiantes o recién egresados de universidades, que no sueñen con la posibilidad de emprender negocio dentro del ecosistema startup, buscando emular el éxito de startups que ahora gozan de gran valor, como Uber, Airbnb, Snapchat, Dropbox, entre otros casos de estudio.

Tener una buena idea es sólo el comienzo de ese sueño. Se necesita de disciplina y trabajo duro para materializar un proyecto, pero tampoco hay que dejar de lado un tema de suma importancia y que, muchas veces por ignorancia, otras por descuido, es común que los emprendedores dejan relegado: La planeación.

A continuación, ofrecemos a nuestros lectores 6 tips para crear una startup exitosa en nuestro país.

1. Identifica áreas de oportunidad.

Es importante que tu idea esté enfocada en proveer la solución a una problemática o a satisfacer una necesidad. Las mejores ideas resultan ser aquellas que ofrecen al mercado alternativas viables y sustentables que mejoran la calidad de vida de sus usuarios.

2. Evalúa el mercado.

No importa que tan revolucionario sea tu concepto, antes de pensar en un lanzamiento es necesario validar su viabilidad a través de un estudio de mercado, encuestas o grupos de enfoque. Este tipo de sondeos representan una oportunidad invaluable para conocer más a fondo el mercado y a la audiencia a la que tu comunicación debe ser dirigida. Este punto es vital para toda la estrategia.

3. Aplica tu producto en la vida real.

Los prototipos, modelos de prueba y versiones “Beta” son una gran oportunidad de ver el comportamiento de tu producto en el mundo real. De ésta forma, puedes recibir retroalimentación muy valiosa, que te permitirá conocer las expectativas de tu mercado meta y hacer ajustes en consecuencia. Es válido que defiendas las ventajas de tu producto, pero también es necesario que mantengas la mente abierta ante las críticas constructivas.

4. Diseña un plan de acción.

En este punto, es necesario que diseñes una ruta crítica para echar a andar en forma tu proyecto. Desde el lanzamiento, delegación de tareas específicas en el equipo, estimación del presupuesto de publicidad y definición de las herramientas necesarias para el funcionamiento del negocio.

5. Define el modelo de inversión.

Para el emprendedor, el tema del dinero es central, pero a menudo, también algo incómodo. Toma el toro por los cuernos y comienza operando con recursos propios por el mayor tiempo posible. De esta forma, garantizas un control creativo desde el principio, te acostumbras a una disciplina financiera y generas confianza entre tus posibles inversionistas.

6. No te estanques, evoluciona.

El lanzamiento es solamente el principio de todo. Debes mantenerte al tanto de las tendencias y las necesidades de los usuarios, tratando de obtener la mayor cantidad de retroalimentación posible, para poder adaptar tu producto a las condiciones cambiantes del mercado. En un entorno de negocios global, el cambio no es una posibilidad: Es una constante.

Como conclusión, es necesario que tengamos presente esta máxima: Lo que no se planea no se puede medir, y lo que no se puede medir, no tiene rumbo.

Deja un comentario